LA PERCEPCIÓN DEL PERRO Y EL APRENDIZAJE ASOCIATIVO

Nos gusta mucho enseñar habilidades a los perros, nos divierte, y, parelelamente puede ser una actividad muy enriquecedora para humanos y perros, si se realiza con moderación y de forma positiva, pero, ¿qué necesitamos saber para ponerlo en práctica? Y, ¿realmente el perro nos necesita para aprender todo? ¿Cómo percibe e interpreta el mundo?



CONDICIONAMIENTO INSTRUMENTAL U OPERANTE:

Es el método de aprendizaje por asociación que emplea el refuerzo y/o castigo para aumentar o disminuir la probabilidad de que una conducta se repita. La respuesta que emite el perro es totalmente consciente y voluntaria, buscando un beneficio. Por ejemplo: el perro aprende que a la orden “sienta” tiene que posar el culo en el suelo para conseguir un premio. Realiza la acción que sabe que le llevará a conseguir un beneficio (la chuche).


CONDICIONAMIENTO CLÁSICO:

Un estímulo neutro (que no genera respuesta en el perro) crea una conexión con un estimulo ya condicionado (que sí genera respuesta en el perro), por lo que la sola presencia del estimulo que antes era neutro, ahora estará asociado al significado del otro estimulo, y generará también respuesta. Las respuestas emitidas son automáticas, no voluntarias. Por ejemplo: un perro con miedo en la calle, si siempre que sale a la calle le colocamos el arnés o collar, puede acabar asociando la presencia de estos con el miedo derivado de la calle, por lo que su sola presencia ya causará respuestas de miedo en el perro.


Ahora que sabemos esto, ¿Cómo enseñamos por asociación a los perros? Aunque, quizá, la pregunta debería ser… ¿el perro hace las mismas asociaciones ante los mismos estímulos que nosotros?


Para poder saber cómo presentar estos estímulos y más tarde generar una asociación en la mente del perro o conocer qué aprendizaje extrae de cada situación, primero debemos conocer cómo perciben el mundo:

Clip de la película Wolfwalkers.


OLFATO:

Disponen de entre 125 y 300 millones de receptores olfativos, frente a los 6 millones que tenemos los humanos, además de disponer de dos vías olfativas bien diferenciadas y el órgano de Jacobson u órgano Vomeronasal específicamente desarrollado para analizar la información química de los olores y sabores.


GUSTO:

Este sentido esta menos desarrollado, teniendo los humanos 9.000 papilas gustativas frente a las 1.700 de los perros.


VISTA:

Son maravillosos cazadores visuales, detectando claramente el movimiento, aunque no tanto los detalles, ven mejor en la oscuridad y además tienen un mayor campo visual.


OIDO:

Sus orejas son móviles, controladas por más de 18 músculos, por lo que pueden emplearlas, no solo para comunicar, también para direccionar y captar mejor los sonidos. Detectan hasta 67.000 hertzios frente a los 64.000 hertzios humanos.


TACTO:

Disponen de pelos táctiles rígidos o vibrisas en el hocico, cejas y mentón con más terminaciones nerviosas y por tanto sensibles también al tacto.


Por lo tanto, algunas sucesiones de eventos que nosotros identificamos de una manera, el perro percibirá otros detalles en ellas que será lo que pueda aprender como asociación. Algunos ejemplos:


-Levantas el dedo índice e indicas con la voz “sienta” (esa es la señal para tí), para el perro la señal puede ser tu inclinación hacia él, tu tono de voz o tu mirada.


-Vais paseando y os acercáis a un parque infantil, no quieres que el perro se acerque y decides tirar de la correa a la par que dices “No” (por favor, no uses esta técnica). Tú piensas que el perro asocia el “No” con la distancia hacia los niños, por tanto no puede acercarse, sin embargo el perro puede aprender que tu presencia delante de niños implica dolor causado por el tirón de correa, es decir, puede asociar que te conviertes en un peligro cuando hay niños o que los propios niños son el peligro.


Todas las alternativas de asociaciones y escenarios que puedas pensar son totalmente posibles.


Un aspecto que también debemos tener en cuenta es que CUALQUIER asociación puede cambiar, desvanecerse y/o desaparecer con el tiempo (sobre todo si no se repite o se repite con menor frecuencia).


Por lo que NO todo lo que hagas con tu cachorro irá a misa para el resto de su vida. Evita consejos de “si haces esto ahora se acostumbrará y lo repetirá de adulto…”, porque no es necesariamente así.


Ajústate a las necesidades de tu perro, sus etapas de desarrollo y no a tu perspectiva.


Por ello es tan importante dejarle experimentar, que desarrolle sus propias herramientas y que no dependa de otros (a través de comandos) para actuar. Muchas veces somos nosotros mismos los que generamos respuestas “erróneas” o “problemáticas” en ellos como consecuencia de esta falta de entendimiento y empatía con su percepción, y por tanto con las asociaciones que de cada situación puede generar.

284 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo