ASPECTOS A TENER EN CUENTA AL ELEGIR UN EDUCADOR CANINO

Al contrario de lo que mucha gente piensa, no hace falta tener problemas visibles para contratar un servicio de educación. Si necesitas informarte, conocer consejos, pautas básicas para una tenencia responsable y un buen entendimiento con el perro, un educador te ayudará en ello.


Estos son los aspectos que considero más relevantes a la hora de contratar un servicio de educación canina:


- No es imprescindible que el educador sea de tu zona, busca en tu comunidad en general.


- Investiga sobre el educador que quieres contratar, interésate por su forma de trabajar, busca referencias, fotos, videos, e investiga su formación y curriculum, te dará muchas pistas de cómo trabaja y entiende a los perros. También dice mucho la inexistencia de contenido gráfico propio, si solo usa fotografías de bancos de imágenes de internet… Huye!


- Busca la transparencia desde el primer momento, evita los vende-humos o los mensajes automáticos. Busca tener una relación de confianza con el educador, que desde el principio no dude en hablar contigo y explicarte y darte toda la información que necesitas.


- No importa la edad de tu perrito, ya sea muy joven o anciano, siempre es buen momento para informarte sobre su etapa de vida y necesidades acorde a la edad.


- El mejor educador para tu perro eres tú. Busca un educador que te forme para hacer las cosas bien en casa, en el día a día, en la convivencia con el perro.


- Más sesiones, no es sinónimo de mejor servicio, busca la calidad por encima de la cantidad. Evita educadores que buscan que dependas de ellos contratando mil sesiones semanales. Busca educadores que te den alas para aprender y motivación para que sigas investigando y formándote por tu cuenta.


- Pero, también desconfía de las sesiones individuales y “fin de la película”. Según el caso y “problema” del perro. Pero desconfía de quien no ofrece un seguimiento. Si no le importan las mejoras de tu perro, no se está involucrando como necesitas.


- Un servicio online puede ayudarnos mucho (sobre todo en estos tiempos de pandemia), pero se pierde demasiada información de la familia que en las visitas a domicilio un educador puede recabar, por ejemplo, cómo son las interacciones con el perro, sus movimientos y posibles dolores, su comunicación, los espacio de la casa, el entorno del barrio, ruidos, etc.


- Sobra decirlo, pero, prioriza a tu perro y su bienestar por encima de todo. Si contratas un educador, y a lo largo de la sesión ves que no coincides con su trabajo, o ves que pone en práctica técnicas de educación canina tradicional (tirones de correa, jerarquía, collares eléctricos, dominancia, etc), no te cortes, díselo y cambia de educador, que no te de vergüenza, la salud y equilibrio de tu perro está en juego.


- Evita las clases de obediencia o clases grupales. Cada perro es distinto y requiere necesidades diferentes. Un servicio personalizado garantizará que el educador se involucre contigo, tu perro y vuestro estilo de vida. La obediencia no suele ser la solución, profundiza y ve a la raíz emocional del problema de tu perro.


- Puedes valorar actividades complementarias a la terapia del educador, siempre bajo su consulta, como son los grupos dinámicos o el mantrailing, por ejemplo.


- No te quedes en el precio, no todos los servicios son iguales, ni ofrecen lo mismo. Busca cumplir todos los parámetros que te propongas. En mi caso, los indispensables son todos los puntos anteriores.

Y tú, ¿Qué es lo que priorizas o valoras al contactar con un educador canino? Déjanos tus ideas en comentarios.



223 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© Lobo Áureo

Todos los derechos reservados

educacioncanina.loboaureo@gmail.com

Madrid, España.

  • White Instagram Icon
  • White Facebook Icon
  • White YouTube Icon